ARZUAGA Crianza 2014

Novedad

14,01 €

  • Tinto crianza
  • D.O. Ribera del Duero
  • Tinta Fina
  • 2014
  • Bodega Arzuaga
  • ARZUAGA Crianza 2014

    El buque insignia de la bodega.

    Arzuaga Crianza 2014 (16.95€), elaborado por Bodega Arzuaga, es un Vino Tinto de la D.O. Ribera del Duero elaborado con las mejores uvas de Tinta Fina, con 16 meses de crianza  y con 14,5º de alcohol. 

    Variedades: 100% Tinta Fina

    Crianza: 16 meses en barricas, 50% roble francés y 50% roble americano, hace que sea un vino fino y sutil.

    Vendimia: Dada la situación, del viñedo, la vendimia se realiza a primeros de octubre, aunque un mes antes ya se inician los controles de madurez y cata de uvas de distintas fincas. Para la elaboración de ciertos vinos, la bodega adquiere uvas de viticultores expertos, con viñas cuidadas con las exigencias de Arzuaga-Navarro.

    Por otro lado, cada viña se vendimia por separado, por parcelas y según una estricta selección. La uva se recoge a mano en cajas de unos 15 kilos de peso y es transportada a la bodega para su elaboración.

    Elaboración:Llegados al punto óptimo de maduración, los racimos son vendimiados en cajas de 15Kg, después pasarán por una mesa de selección y serán despalillados hasta su encube en depósitos de acero inoxidable, donde después de unos días macerando en frío, fermentarán a unos 27ºC.

    Grado: 14,5% Vol.


    Cata


    Visual: Color cereza madura muy intenso

    Nariz: En nariz es muy opulento y expresivo. Tiene una base de fruta negra madura de calidad y, en un segundo plano, notas balsámicas y de pastelería.

    Boca: En boca presenta buena acidez, es amplio, sabroso y de gran volumen. Tiene un final largo.

    Bodega Arzuaga

    Fundada a comienzos de los 90 por la familia Arzuaga Navarro, se alza cerca del Duero y adorna una carretera tan castellana como la que une Soria con Valladolid. Un canto a la piedra, sólida y rústica con evocación monacal por sus arcadas, torres a los lados y, en el centro, el campanario coronado por la veleta de los vientos.

    Fuera la piedra y dentro la cálida madera del olmo dan la bienvenida al visitante y preparan su ánimo para probar unos vinos especiales.

    Fue Florentino Arzuaga, un gran amante del vino, quien fundó Bodegas Arzuaga- Navarro tras comprar la Finca La Planta, situada en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Onésimo, y lugar donde conviven la flora y la fauna de la zona. Una flora compuesta de pinos, encinas y sabinas y una fauna formada por jabalíes y ciervos, en ella vio el gran potencia de la finca que, por su dimensión, tiene horizonte propio, después vinieron las cepas, la bodega y el vino; un tinto como a él le gustaba: con esqueleto pero elegante, rotundo y complejo a la vez. La familia Arzuaga lleva en su ánimo la tenacidad del emprendedor pero con la sensibilidad por la estética y la perfección.

    El orígen

    Bodegas Arzuaga-Navarro está ubicada en Valladolid, en plena denominación de Origen Ribera del Duero. El escenario donde nacen los vinos que elabora la bodega lo encontraremos en La Finca La Planta, propiedad que la familia Arzuaga posee en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Onésimo. Con una situación privilegiada para el cultivo de la vid, ya que sus cepas reciben el sol y la humedad necesaria para la perfecta maduración de la uva.

    La elaboración de los vinos Arzuaga-Navarro se deben, sin ninguna duda, a tres premisas: el suelo, el clima y la orientación.

    La Planta es un lugar donde conviven la flora y la fauna de la zona. Una flora compuesta de pinos, encinas y sabinas y una fauna formada por jabalíes y ciervos. Esta convivencia es, sin duda, la constatación del amor que siente la familia Arzuaga por el mundo de la naturaleza. La finca consta de 1.400 hectáreas, todo un lujo en plena denominación y Milla de Oro de la Ribera del Duero.

    Es a principios de los años 90, cuando Florentino Arzuaga y tras la compra de la finca La Planta, comienza con la plantación de cepas, la construcción de la bodega y, por supuesto, la elaboración del vino.

    Los viñedos

    La calidad es fundamental en Arzuaga-Navarro, es el aspecto más mimado y cuidado. 

    Esta atención se inicia en el viñedo, porque es imposible hacer un buen vino sin uvas sanas y de calidad. Aquí se cuida que los rendimientos sean muy limitados en sintonía con unos suelos de escasa fertilidad y el duro clima castellano, ya que una producción demasiado alta restaría concentración y calidad al vino.  La excelente calidad de sus uvas, premisa inexcusable del buen vino, el mismo con el que son cuidados los viñedos y la pasión en el trabajo han hecho que sus vinos sean ya unos de los más prestigiosos de la Denominación de Origen de la Ribera del Duero

    La Bodega Arzuaga-Navarro cuenta con 150 hectáreas de viñedo, distribuidos entre las inmediaciones de la bodega y el espacio natural de la finca La Planta. Los viñedos de Arzuaga-Navarro disfrutan de un clima único: El día se caracteriza por un sol nítido, mientras que la noche es fresca y húmeda. Esta combinación climática hace que la maduración de las uvas sea lenta y perfecta, cuyo resultado sea un fruto sano, teñido y azucarado, y con una aromática acidez. En esta región castellana, con suelos de escasa fertilidad, se cultiva las variedades Tinto Fino o Tempranillo, y las variedades francesas Cabernet Sauvignon y Merlot. El 80% de las viñas superan los 20 años bajo producción más o menos de 4.00 kg/ha. Por otro lado, La Bodega Arzuaga-Navarro posee viñedos fuera de la provincia de Valladolid, concretamente en la localidad de Malagón, en Ciudad Real, donde elabora el vino Pago Florentino.

    No hay reseñas de clientes en este momento.

    Escribe tu opinión

    Productos Relacionados